La historia de la extracción de sal - Jumsal | Productor de Sal

Blog

Estás en:

La historia de la extracción de sal

La historia de la extracción de sal

El uso regular de la sal como ingrediente de la alimentación humana probablemente se remonta a más de 10.000 años, cuando se produjo una transición gradual de la caza nómada a la agricultura sedentaria en el Medio Oriente. A medida que la forma económica de la agricultura cambió, también lo hicieron los hábitos alimenticios. Durante el tiempo de los cazadores y recolectores, la carne cruda o asada del juego cazado había sido una fuente natural de sal. Ahora el consumo de sal se volvió esencial para la supervivencia. Cuando las comunidades decidieron dónde establecer un asentamiento, la existencia de depósitos de sal ahora era tan importante como el agua.

Sin embargo, la sal era escasa, ya que en general el mineral valuado solo podía obtenerse en grandes cantidades donde los manantiales de sal subterránea subían a la superficie o las condiciones climáticas permitían la producción de sal a partir del agua de mar. En las cálidas regiones mediterráneas de la antigua Roma, Egipto y Grecia, las salinas en las que se producía sal como resultado de la evaporación del agua de mar por la luz del sol en los "jardines de sal" estaban muy extendidas. Este método de producción también se usó en las regiones costeras del Mar Negro, África, India y China. En el interior de China (según Confucio), ya en el año 600 aC se perforaron pozos a una profundidad de más de 500 metros para abrir depósitos subterráneos de salmuera, de los cuales se podía obtener una sal muy codiciada por evaporación al sol.

En el norte de Europa, donde el calor del sol era insuficiente para la producción de sal, se tenían que encontrar otras formas de producir sal. La evidencia histórica indica que los primeros centros de producción de sal aparecieron en el sexto milenio antes de Cristo, en el período neolítico, cuando la sal se obtenía a partir de las fuentes de sal. El agua salada se recogió y se evaporó a fuego abierto en recipientes de arcilla para producir cristales de sal.

Las primeras grandes salinas se establecieron en el primer milenio d. C., en las cuales se usaron ollas de evaporación abiertas para calentar salmuera y así obtener sal evaporada.

La evidencia más antigua de la extracción de sal de roca sólida se remonta al siglo 15 aC, es decir, la Edad del Bronce Medio. En Salzberg, en Hallstatt, cerca de Salzburgo, los celtas operaron lo que se cree que es la mina de sal más antigua del mundo. El eje alcanzó una profundidad de más de 100 metros. Los descubrimientos arqueológicos realizados en la mina de sal y en la montaña Hallstatt fueron tan importantes que el período de transición de la Edad del Bronce a la Edad de Hierro en Europa se llamó el período Hallstatt y la cultura.

A pesar de los diferentes métodos utilizados para producir sal, durante siglos el suministro no pudo satisfacer la demanda, y la sal sigue siendo escasa y preciosa. Las guerras se libraban alrededor de las fuentes de sal, la sal era comparable con el oro y se utilizaba como medio de pago, y el comercio de sal daba lugar a la aparición de rutas comerciales ("caminos de sal") y ciudades prósperas. Por ejemplo, además de sus salarios, los legionarios romanos recibieron una ración de sal o "salarium", el origen de la palabra "salario", que todavía se usa en la actualidad. Lo que se cree que fue la primera ruta comercial de Roma se llamó "Via Salaria". Numerosos nombres de ciudades, como Salzburgo, Salzgitter, Salzdetfurth y Salzwedel, nombres de lugares que terminan en "hall" (sal) como Reichenhall, Schwäbisch Hall, Halle an der Saale y Hall en Tyrol, o incluyendo el elemento "sol", como en Solikamsk en los Urales, nos recuerda la importancia de la sal.

Con el advenimiento de la revolución industrial, la demanda de sal como materia prima aumentó rápidamente, especialmente en la industria química. Esto llevó a una búsqueda de nuevas formas de producción de sal. El siglo XIX trajo un punto de inflexión, con la extracción de sal cada vez más frecuente. Debido a los avances tecnológicos y las técnicas de minería más eficientes, los depósitos de sal de roca hasta ahora inaccesibles que se encuentran a una profundidad de varios cientos de metros ahora podrían abrirse para la minería. Al mismo tiempo, se introdujeron procedimientos de perforación mejorados, lo que permitió extraer mayores cantidades de sal.

 

USO DE COOKIES Utilizamos cookies propias y de terceros con fines estadísticos y para mejorar la experiencia de navegación. Al continuar con la navegación, entendemos que aceptas su uso.
Puedes obtener más información y conocer cómo cambiar la configuración en nuestra Política de cookies

Cerrar